5 ideas para escribir en tu blog que te llevarán a lo más alto

Lanzarse a la aventura bloguera puede llevarte a lo más alto si sabes jugar bien tus cartas, pero para ello no basta con escribir bien ni con compartir un contenido de altísima calidad (aunque ambas cosas son imprescindibles): también deberás aprender a captar la atención del lector, atraerle hacia tu texto con un buen titular que haga el ‘clic’ irresistible y ordenar tus ideas y tus palabras de forma que no pueda dejar de seguir leyendo.

¿Cómo? No es tarea fácil, pero existen algunas técnicas que pueden ayudar, y mucho. Fíjate en tu propio comportamiento a la hora de bucear en la web, o cuando navegas por tu timeline de Twitter: verás que, como en casi todos los terrenos, muchas veces menos es más, y ayuda más un titular-pista que poner toda la carne sobre el asador.

1. Crea listados

Sabemos que no es precisamente una técnica nueva, pero ¡si has llegado hasta aquí es porque funciona! En una era en la que la información nos abruma y se acumula día tras día –especialmente en la web-, siempre se agradece un poco de orden y concreción. Los listados te permiten interiorizar una serie relativamente corta de ideas como ‘pildorazos’ de sabiduría que podrás consultar a tu antojo, saltándote los que a simple vista no te parezcan interesantes. Se trata de una técnica muy visual, muy fácil leer, escueta y atractiva. Además, siempre tendremos la tentación de comparar ese listado de las mejores películas del siglo con el que nosotros habríamos realizado. En definitiva, no prescindas de ellos por considerarlos casi 'tradicionales' en el universo de Internet: son y seguirán siendo un arma infalible.

2. ¡Benditas infografías!

Lo son, precisamente por los mismos motivos por los que nos encantan los listados. Nos gusta lo esquemático, lo fácil de retener, lo útil a simple vista. Al contrario, huimos cada vez más -sobre todo cuando leemos online- de la información densa, de aquella en la que hay que 'rascar' y perder tiempo para encontrar las ideas principales. Por eso, utilizar infografías como apoyo te ayudará a aligerar tu texto, a darle estructura y a resumirlo de forma que resulte más útil al lector. Si los mejores tuiteros hacen referencia directa a la existencia de #infografia en los textos que comparten, por algo será.

3. Números y más números

La estadística es otra de las grandes aliadas del escritor-web. Aunque la mayoría de las veces los titulares que se extraen de los estudios y que utilizamos como reclamo dan una visión muy parcial de la realidad, lo cierto es que son un buen gancho para que el lector devore la noticia y conozca el por qué de esas cifras tan extrañas. Nos gusta saber cuánto crecen o decrecen las cosas, y cuanto más extravagante sea el dato que destaquemos, ¡mucho mejor!

4. ¿Qué significa…?

Cuando googleamos, esta es una de las expresiones más utilizadas, junto con el clásico “¿qué es?”, el “¿cómo funciona? o el “¿qué pasa si…?” Las posibilidades son tan infinitas como tu imaginación (hay gente para todo, para absolutamente de todo). Lánzate y crea el contenido más original, y responde a esas preguntas que todos nos hemos hecho pero que –por lo que sea- nadie se ha atrevido a contestar… hasta ahora.

5. Guías para todo

Hasta la duda más concreta y sofisticada tiene cabida en la web, y aunque no lo creas, te sorprenderá darte cuenta de que miles usuarios de todo el mundo han tenido el mismo problema que tú, por raro que éste parezca. Es más, seguro que más de uno se ha tomado la molestia de compartir su sabiduría, sus quebraderos de cabeza y sus conclusiones para allanarte el camino y darte la receta mágica para solucionar ese contratiempo. Conviértete en uno de ellos, y no temas contestar a lo más raro del mundo. Las guías más específicas tendrán un público más reducido, pero también competirás con menos personas. Además, ¡la comunidad te lo agradecerá infinitamente!

¿Quieres saber más? ¡Consúltanos!