Contenido online y redes sociales: ¿El tamaño importa?

En la vida, todo es cuestión de medida. Medimos el tiempo, medimos el espacio, medimos nuestras palabras y, cuando se trata de ponerlas por escrito, también su longitud. Los corsés al contenido online nos caen desde todos lados: desde el límite de caracteres de un titular a los 130 caracteres de Twitter, pasando por el 20 por ciento de texto en las imágenes promocionadas de Facebook (ese que tantos quebraderos nos trae a los community managers…). Luego están esos límites que impone la lógica y que conforman reglas no escritas (o, al menos, no definitivas): un texto web no puede ser una Biblia, el contenido debe estructurarse para dejar aire al lector, y la propia estructura del texto debe enganchar y convencer a quien se enfrente a él para que resulte lo más interesante posible.

Precisamente por lo complicado que resulta a veces saber cuándo soltar la tecla y dejar lo demás a la imaginación o curiosidad del lector, hoy os traemos esta útil infografía en la que os contamos a partir de cuándo os estáis pasando de la raya al publicar en las distintas redes sociales.

Útil, ¿verdad?