Tráfico directo: ¿Qué es y hasta qué punto lo necesito para mi web?

Una de los grandes puntos fuertes de herramientas como Google Anaytics es conocer el tipo de tráfico que recibe tu web, o lo que es lo mismo, de dónde procede cada 'clic' a tus páginas: redes sociales, búsquedas directas en Google, referencias en otras páginas o blogs… En general, Google distingue cuatro fuentes: tráfico directo, tráfico de búsqueda, tráfico de referencia y tráfico social. Cada uno de estos tipos de tráfico web cumple diferentes funciones y puede ayudarte de distinta forma a ganar visibilidad. ¿Cómo?

En el post de hoy nos centraremos en el primero de ellos. Estas son algunas claves para trabajar en tu tráfico directo y sacarle el máximo partido de la forma más eficiente.

¿Qué es el tráfico directo?

Este tipo de tráfico procede, grosso modo, de quienes han buscado directamente nuestra página en el buscador o de quienes tienen nuestra página guardada entre sus favoritos. Google Analytics también contabiliza como tráfico directo aquel que se genera al hace 'clic' en el enlace contenido en un documento (Pdf, Word, PowerPoint…), entre otras muchas cosas.

trafico-directo-que-es.jpg

Evidentemente es positivo que tu tráfico orgánico sea alto: siempre es bueno que nuestros potenciales clientes conozcan nuestra marca y la busquen directamente, en lugar de acabar en nuestra web a través de una búsqueda genérica sobre nuestro producto o servicio. Tener un buen porcentaje de tráfico directo implica que vas por buen camino: lo que ofreces gusta tanto que los internautas te buscan a ti para que se lo ofrezcas, y no a cualquier otro.

Eso sí, este tipo de tráfico no sirve demasiado para ganar nuevas visitas a tu web (sí para mantener un flujo constante) y no añade excesivo valor a la hora de aumentar tu PageRank (un sistema de ranking desarrollado por Google que mide la ‘autoridad” de una página web, basándose en la cantidad y calidad de los enlaces que apuntan hacia ella).

¿Hasta qué punto debo dedicarle mi esfuerzo?

Si acabas de empezar y tu negocio aún no es muy conocido, procura no obsesionarte con ello: comienza por generar tráfico social, por ejemplo, para implantar tu marca y darte a conocer. Intenta, además, que tu URL sea fácil de recordar, e invierte si así lo deseas en publicidad de pago online enfocada a dar a conocer tu marca y tu web entre tus clientes potenciales.

Recuerda, además, que hay herramientas offline para aumentar tu tráfico directo, a veces mucho más efectivas que una campaña de Google AdWords: utiliza los medios tradicionales para darte a conocer, haz hincapié en tu web cuando diseñes tu material corporativo (tarjetas de visita, cartelería, firmas de correo, folletos…)

Lo demás vendrá con el tiempo. Piensa que este tipo de tráfico funciona muy bien en marcas muy establecidas offline. Necesitarás tiempo y esfuerzo hasta lograr buenos resultados en esta área.

¿Quieres saber más? ¡Consúltanos!