¿Qué es el tráfico de referencia y cómo aumentarlo?

Analizar el tráfico que llega a la página web de tu negocio a través de herramientas como Google Analytics resulta clave para conocer de dónde proceden las visitas a tu sitio y dónde debes llevar a cabo un mayor esfuerzo para captar clientes: redes sociales, búsquedas directas en Google, referencias en otras páginas o blogs… En general, Google distingue cuatro fuentes: tráfico directo, tráfico de búsqueda, tráfico de referencia y tráfico social. Cada uno de estos tipos de tráfico web cumple diferentes funciones y puede ayudarte de distinta forma a ganar visibilidad. ¿Cómo?

En nuestro último post nos centramos en el tráfico directo (aquel que procede, en general, de quienes han buscado directamente nuestra página en el buscador o de quienes tienen nuestra página guardada entre sus favoritos). Esta semana nos centramos en otra fuente de tráfico: el de referencia.

¿Qué es el tráfico de referencia?

El tráfico de referencia es el que procede de enlaces directos procedentes de otros sitios web. Por ejemplo, de un blog al que le haya gustado tu contenido, de otra web en la que te mencionen… Es un tipo de tráfico que también tú puedes generar, por ejemplo, añadiendo comentarios con enlaces a tu web desde otros foros o blogs, o a través de campañas de pago por clic.

trafico-referencia-que-es.jpg

Este tipo de tráfico es muy útil para que el page rank de tu web (un sistema de ranking desarrollado por Google que mide la ‘autoridad” de una página web, basándose en la cantidad y calidad de los enlaces que apuntan hacia ella) suba como la espuma, ayudando así a que tus resultados se posicionen más alto en buscadores como Google. Además, haciendo un esfuerzo por aumentar este tipo de tráfico conseguirás un flujo constante más allá de las búsquedas que lleven a cabo los internautas.

Eso sí, ten siempre en mente que tu objetivo son las conversiones: la clave está en lograr clics de clientes potenciales que puedan adquirir tu producto o servicio o, como poco, que puedan interesarse en él en el futuro. En definitiva, de poco sirve que gastes tiempo y esfuerzo en colocar enlaces a diestro y siniestro si los sitios que eliges para tu estrategia no generan clics suficientes. Intenta analizar cuántos visitantes estás recibiendo gracias a esta estrategia, qué páginas visitan, qué porcentaje de rebote obtienes… Obtendrás pistas muy valiosas para rediseñar tu esfuerzo.

Nuestro consejo es, como siempre, que cuides muchísimo el contenido y que te diferencies de los demás aportando información inédita, original y de calidad. Trata de mover tu sitio en los círculos adecuados y de buscar sinergias con otros blogueros, empresas afines, etc. Eso sí, ten cuidado con los acuerdos del tipo “yo te pongo un enlace y tú me pones otro”, porque muchos buscadores, incluido Google no ven esta práctica con buenos ojos. Si algo es bueno y sabes compartirlo de forma adecuada, tu éxito está asegurado.

¿Quieres saber más? ¡Consúltanos!