Tráfico social: ¿Qué es y cuáles son sus ventajas?

Hace ya algunos post nos paramos a analizar qué es el tráfico directo. Luego pasamos a contaros algunas curiosidades sobre el tráfico de referencia… y hoy volvemos a la carga con nuestra fuente favorita: el tráfico social. ¿De dónde viene? ¿Cómo se mide? ¿Cómo de bueno es para nuestra web? ¿Cuál será su evolución en la tarta de visitas que reciben las páginas web a lo largo de todo el mundo?

Tráfico web: ¿Cuántas visitas son suficientes?

El tráfico social es, quizás, el más fácil de definir: es el que procede de redes sociales (y no sólo de las tuyas). Sin más. Google Analytics permite desglosar de cuál de ellas proceden las visitas que recibes, y en qué proporción se reparten, lo que puede sin duda es una herramienta muy valiosa para concentrar tus esfuerzos en las que más beneficios te reporten. Además, cada red social cuenta con un público objetivo distinto (por ejemplo, Pinterest es muy femenina, Instagram es muy de web, Twitter es muy de profesionales…)

De este modo, conocer cuáles funcionan mejor para ti puede darte pistas sobre a quiénes gustas más. Tal vez te convenga potenciar el diseño de tu web en tabletas y móviles (seguro) o lanzar alguna campaña de pago en Facebook o Twitter porque ahí es donde más fans reales tienes.

¿Qué tiene de bueno el tráfico social?

Para nosotros, lo más relevante es que te permite conocer de cerca a tu comunidad: lo que compartas en las redes tendrá un 'feedback' con el que identificar claramente a tu público, interactuar con él, empatizar, crear un vínculo emocional y, en definitiva, afianzar tu imagen de marca. Además, podrás visualizar el modo en que los visitantes se mueven desde las redes sociales hasta llegar a tu sitio, ver a qué horas tienen más éxito tus publicaciones, qué temáticas despiertan más curiosidad…

Ten en cuenta un dato: el tráfico social gana cada vez más importancia en la tarta de opciones que el usuario se encuentra cuando trata de llegar a tu sitio. Cada vez existen más redes sociales y éstas no dejan de crecer, por lo que es normal que un porcentaje muy elevado de esas visitas se concentre en el mundo social media. Como muestra, un estudio de la plataforma Shareaholic del pasado 2014 asegura que las referencias de  las cinco plataformas más importantes de medios sociales aumentaron entonces más del doble (111 por ciento de crecimiento año a año). En la actualidad ya existe mas tráfico social y mas leads de social media que de búsqueda.

La gracia de las redes sociales es que se trata de fuentes de ocio, por lo que los mensajes que calen en tu audiencia, las curiosidades que compartas… les llegarán más directos al corazón. Ese vínculo con tus seguidores –y la enorme masa de personas que se mueve en las redes- te servirá también para lograr leads, ya que tus seguidores ya empatizan con tu marca y la consideran digna de su atención, y esa es una ventaja que no puedes desaprovechar.

El mundo social media es también tu gran aliado cuando acabas de comenzar tu andadura en la web: nadie te conoce y necesitas que quienes te rodean te pongan en el mapa para comenzar a crecer desde ahí. La viralidad que proporcionan los amigos de amigos de amigos de amigos… es tu gran aliada en esos primeros momentos. Lo demás –por ejemplo, el ‘premio’ de Google a tu buen hacer en materia SEO- vendrá después.

En definitiva, no descuides tus redes sociales: son una de las mejores fuentes para captar seguidores, crear imagen de marca, obtener conversiones y conocer a tu audiencia. Eso sí, cuida que los contenidos que compartas –por ejemplo, tus post- lleven al lector a conocerte, a bucear en tu web y a visitar otras de tus páginas. Evita un porcentaje de rebote que destroce tus posibilidades de darte a conocer y captar clientes.

¿Quieres saber más? ¡Consúltanos!