¿Twitter o Facebook? 5 diferencias entre las redes sociales ‘estrella’ para promocionar tu empresa

Son, sin duda alguna, las redes sociales ‘estrella’ a la hora de promocionar tu negocio e integrarlo en el mundo digital. Sin embargo, existen grandes diferencias entre Facebook y Twitter que deberás plantearte antes de lanzarte a crear un perfil y poner tu empeño en darles movimiento.

¿Twitter o Facebook?

Existen grandes mitos sobre ambas redes sociales que es necesario romper: por ejemplo, que necesitas muchos seguidores en Facebook para ser alguien, o que un número elevado de fans te garantizará un aumento de tu cartera de clientes. Cada empresa es un mundo y, por ello, no existe una fórmula universal sobre cómo actuar en estas redes para lograr tu objetivo. Es más, no existe un objetivo único. Puede que lo que te interese sea simplemente dar a conocer tu negocio, o que te encuentres en una fase en la que tu fin sea modernizar tu imagen, lanzar un nuevo producto, captar clientes en un nuevo nicho de mercado…

Para ayudarte a tomar una decisión y diseñar tu propia estrategia, hoy te dejamos algunas pistas sobre las grandes diferencias entre Facebook y Twitter, las redes más utilizadas por internautas y empresas. Ten en cuenta que contar con un perfil en ambas pero no movilizarlas como deberías es mucho menos eficaz que poner el foco en sólo una de ellas y dedicar todo tu esfuerzo a hacerla funcionar. Ya lo dice el refranero: quien mucho abarca…

1. El tamaño importa

Una de las señas de identidad de Twitter es su famosa limitación a 140 caracteres a la hora de publicar contenido. La idea de condensar la información para adaptarla a ese ‘microespacio’ tiene sus ventajas: si le das un par de vueltas a tu contenido y utilizas la imaginación, la originalidad de tus mensajes puede ayudarte a captar lectores y a mostrar la frescura y creatividad que envuelve tu negocio. Sin embargo, también hay desventajas. Los mensajes vía Facebook pueden ser más completos que los de Twitter, al no existir límite de extensión, por lo que esta red social te lo pone más fácil a la hora de empatizar con tu público.

2. Número de publicaciones

Las publicaciones en Facebook y en Twitter impactan en tus seguidores de forma muy distinta. Normalmente en Facebook se recomienda publicar una o dos veces al día (aunque depende del sector), mientras que en Twitter esa cantidad sería claramente insuficiente. Tendrás que tuitear el mismo contenido a varias horas durante el mismo día (o durante varios días) para llegar a tus lectores de forma eficaz, ya que un solo tuit sobre el mismo contenido promete perderse en el olvido. El ‘timeline’ de cada cual normalmente corre demasiado como para alcanzar a un número importante de tus fans con una sola publicación.

Al contrario, en Facebook publicamos menos y, por tanto, el contenido se queda ‘obsoleto’ más lentamente. Como contrapartida, conviene no repetir demasiado el mismo mensaje en esta red social, espaciando su publicación en el tiempo para no aburrir a tus fans.

3. 'Poder viral'

Normalmente no queremos que los contenidos que compartimos se queden en nuestro círculo de seguidores, sino que esperamos que se difundan lo máximo posible para darnos a conocer. Por nuestra experiencia, la cultura de compartir está más implantada en Twitter que en Facebook, ya que en el primer caso su uso es más profesional (como veremos en el siguiente punto) que personal. Si, por ejemplo, vas a compartir contenido especializado para posicionarte como experto en una materia, tal vez Twitter te sea más útil.

4. Red de amigos vs. red profesional

Una de las claves a la hora de diseñar tu estrategia de comunicación es definir tu target, es decir, el público al que quieres dirigirte con tu campaña. Ten en cuenta que Facebook es una red social más personal: puedes comenzar invitando a tus contactos y amistades a que se hagan fan de tu empresa y crecer desde ese punto. También puedes filtrar mucho a la hora de crear una publicidad: edad, sexo, ciudad, intereses… En definitiva, con Facebook puedes acotar muchísimo a la hora de decidir a quién dirigirte y también analizar las características de tus seguidores para redirigir tus esfuerzos de comunicación.

En cambio, en Twitter el principal filtro es profesional, aunque también cuenta con herramientas de segmentación muy parecidas a las de Facebook a la hora de diseñar anuncios. Tendemos a seguir a quienes puedan aportar contenido interesante relacionado con los sectores en los que nos movemos, por lo que resulta más sencillo conseguir seguidores que se dediquen al mismo sector que tú, o llegar a empresas que estén interesadas en lo que tú ofreces. Es una herramienta perfecta para crear sinergias y para ‘colocarte en el mapa’ de las empresas de tu rama. También para compartir conocimientos y aprender de la experiencia de otros.

5. Cuestión de tráfico

Existe un claro consenso acerca de la victoria de Facebook sobre Twitter en esta materia, no sólo en tráfico generado sino en tiempo de navegación. Las estadísticas señalan que los usuarios de Facebook navegan un promedio de 32.2 minutos, mucho más que los 7.8 minutos de Twitter. Además, según un informe publicado por Shareholic, no sólo Facebook es la red social que más tráfico aporta, sino que su crecimiento es mucho mayor. Como ejemplo, en junio de 2014, las visitas procedentes de Facebook supusieron el 23,4 por ciento del tráfico de los sitios observados. Ello representa un incremento de más del 150% respecto a junio de 2013, cuando Facebook aportaba menos del 10% del tráfico. Frente a ello, el porcentaje del tráfico aportado por los enlaces en Twitter rondo el 1% durante el año pasado y no parece que vaya a experimentar un ‘boom’ repentino.

También hay que tener en cuenta el auge de Internet móvil: por ejemplo, en el ámbito de los medios de comunicación, los usuarios descubren un mayor porcentaje de noticias a través del móvil. Existen estadísticas concretas sobre cada sector que pueden ayudarte a diseñar tu estrategia.

 ¿Quieres saber más? ¡Consúltanos!